single-post

Un milagro en la capilla San Isidro de Edelira

08 may 2017

No existe edad cuando las ganas y el sueño son más fuertes. Son unas 14 alumnas/os de una escuela “normal” que comúnmente conocemos. Sus edades oscilan entre los 40 y hasta 70 años. Aquí se cumple eso de que “nunca es tarde para estudiar”.

Las ganas de seguir estudiando de 14 personas las llevan a superar cualquier tipo de limitación material. Así, cada 15 días se encuentran en una especie de aula innovador formado, por un árbol y en días de lluvia un techito que propicia el ritual necesario para el estudio.

Aquí la lecto-escritura se fragua con esfuerzo pero en contrapartida existe una gran motivación por el aprender. Con el papel sulfito suplen la falta de pizarra. Todo este milagro educativo se desarrolla en el patio de la capilla San Isidro de Edelira en el Departamento de Itapúa.

“Creí que estudiar para mí ya era un sueño perdido, algo imposible. Ahora soy feliz, me siento realizada por poder escribir, leer en castellano y guaraní. La hora de tomar mate y terere con mi marido se convirtió en nuestro espacio de estudio, leemos juntos nuestro boletín y comentamos. Somos compañeros del mismo grado”, expresa Dominga Franco de 55 años una de las alumnas.

Los jotopa ygyra guy (bajo el árbol) se está volviendo como el gran evento del lugar, donde entre risas y anécdotas fortalecen ese vínculo de amistad y sueños, aprenden, conocen las leyes, los valores ciudadanos. Con sus 65 años Ramona Caballero cuenta que su vida cambió y que sus nietos son sus primeros aliados para completar el boletín, además de buscar el borrador o bolígrafo cuando se le produce algún “olvido” (risas). Con mucha alegría manifiesta que “por primera vez pude participar leyendo en la novena de la Navidad pasada, con mis vecinos y amigas”.

Por su parte Julia Cabral una viuda de 64 años comenta,”Me encanta leer. Cualquier libro que veo agarro y leo ahora. Ya soy libre, es un paso hacia nuestros derechos y protagonismo en la comunidad. Pea la ore Pascua, roikove jey”. Doña Julia tiene 14 hijos y hace unos años atrás, dos de los mismos fallecieron con un día de diferencia tras el envenenamiento de un pozo de agua, el ykua de la zona.

“Esta aventura nació en marzo del año pasado, por una necesidad que estaba viendo. Es que la gente quería participar en las organizaciones de la comunidad. Así, me ofrecí para enseñar a leer y escribir”, relata Mirian Villalba, la facilitadora (pytyvohára) del grupo. Asegura que se alegró bastante al enterarse que Fe y Alegría se dedica a la Educación a distancia para adultos, haciendo realidad su sueño, que se concretó por medio del contacto oportuno con Carolina Paredes de Pirapey.

Con este hecho, Fe y Alegría llegó al territorio donde la tierra roja se convierte en jabón en días de lluvia y la polvareda abraza en días de sol. Cabe destacar que en este lugar también se desarrolla una intensa convivencia multicultural. Así es Edelira, uno de los 30 distritos del Departamento de Itapúa.

No puedo dejar de preguntarme, por qué aún la educación no es un derecho de todos, las condiciones de precariedad? El sistema a quienes beneficia?. Por qué? Y el compromiso del gobierno local? Si planteamos desde la visión de Freire, la educación liberadora, la ausencia de ella es la opresión más letal a todo ser humano.

Una de las alumnas asegura que no va parar hasta ser enfermera; otra afirma que está apasionada en leer y conocer recetas de cocina; también escuchamos que otra quiere coordinar un comité de mujeres en la zona. Pero en esencia, todas disfrutan del hecho de estudiar, de formar parte de un círculo de formación integral.

“Para mí es muy gratificante y aprendo mucho de este gran desafío. A veces se sortea algún libro, la constitución nacional u otro material que ayuda en la evolución de estos campeones. Es como la luz después de una larga noche oscura, donde el Estado no está presente”, expresa emocionada Mirian Villalba, pytyvôhára. La voluntaria es oriunda de Edelira, la primera mujer de la zona en conducir un tractor, es madre de Araceli y Nahuel; estudió locución con el Prof Valentín Gómez de la Fuente, con la profesora Laislada Alcaraz entre otros y hoy está cursando el 2do año de Derecho. http://www.feyalegria.org.py/web/prebir/Programa Rural de Educación Bilingüe Intercultural por Radio

El PREBIR. Es un programa de educación a distancia de Fe y Alegría, dirigido a jóvenes y adultos de zonas rurales y suburbanas de nuestro país. Es un sistema de educación formal alternativo que enseña a las personas a leer y escribir no sólo libros, sino también la propia realidad y ofrece así herramientas para el cambio, el crecimiento y la liberación personal y comunitaria.

Con una metodología basada en tres pilares fundamentales: la clase radial, la cartilla y el encuentro semanal. La implementación del programa se realiza mediante la emisión de 25 programas radiales semanales de 30 minutos cada uno, con una distribución de 5 programas semanales para cada ciclo. Sigue un curriculum propio elaborado por el equipo técnico de Fe y Alegría y aprobado por el Ministerio de Educación y Cultura, que permite que al término de los 10 ciclos que lo componen, la persona haya concluido el 9º grado de la Educación Escolar Básica.

Este Programa cuenta con el trabajo voluntario de más de 300 facilitadores, denominados pytyvôhára y el aporte solidario de más de 30 radios comunitarias que emiten gratuitamente las clases radiales. A esto se suma los locales para los encuentros de tutoría.

El PREBIR se implementa en 12 departamentos del país: Concepción, San Pedro, Cordillera, Guairá, Caaguazú, Misiones, Itapúa, Canindeyú, Central, Presidente Hayes, Alto Paraná y Amambay.

Fuente: Visibilizadas – Marlene Villalba

Comentarios