single-post

Insólito conflicto: la Armada Paraguaya echó a pescadores argentinos que participaban de un concurso

14 oct 2018

Eran 70 pescadores en un concurso de pesca con devolución.

Un concurso de pesca en la Isla Apipé, en Corrientes-Argentina, derivó en un serio incidente con la Marina de Paraguay, que obligó a suspender la competencia con el argumento que eran aguas jurisdiccionales de ese país y zona de reserva debido a la proximidad de la central hidroeléctrica de Yacyretá.

El hecho ocurrió el sábado, apenas una hora después de que unos 70 pescadores habían lanzado sus líneas al agua para participar de la competencia. Aunque en principio se aseguró que el propio gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, estaba allí, señaló que "se enteró luego por videos".

Tres lanchas con integrantes de la Marina de la base naval de Ayolas munidos de megáfonos advirtieron: “No entremos en conflicto, es sencillo para nosotros pasar por los costados y llevar todas las cañas y reeles”. Lo dice en tono amenazante con un megáfono uno de los militares paraguayos mientras se desplaza lentamente a unos quince metros de la costa en una embarcación.

“Estamos solicitando a la Cancillería que pida a los organizadores la lista de participantes”, sostiene, en una clara actitud intimidatoria. “Son nuestras aguas, así que tienen que respetar, más todavía por la naturaleza...absténgase (sic) a las consecuencias”, insiste el oficial.

Pese a que se trataba de un concurso de pesca con devolución en el que se utilizaban anzuelos sin traba o rebaba, los integrantes de la Marina sostenían que “el objetivo era pesca con devolución y no lo están haciendo. Los estamos filmando para que sepan”.

La actitud amenazante de los oficiales paraguayos hizo que la Municipalidad de San Antonio, en la Isla Apipé, suspendiera el concurso a las 11.45.

El gobernador correntino, aficionado a la pesca y habitual participante de las competencias, repudió la actitud de la Marina de Paraguay, y dijo que pedirá “la intervención de la Cancillería argentina en el asunto, dado recientes convenios de integración que se vienen dando con el país vecino”.

Valdés dijo que observa "con preocupación este acontecimiento”, y dejó en claro que “accionará por todos los medios necesarios para proteger los intereses de los pobladores de aquella zona”.

El mandatario destacó la fraternidad y convivencia que impera en la relación con Paraguay y dijo que aguarda “una pronta rectificación de esta actitud”.

Teniendo en cuenta que este incidente se registró a muy pocos metros de la costa argentina, el gobernador Valdés consideró que correspondía intervenir en el asunto a la Cancillería argentina, en función de la soberanía nacional, por lo que inmediatamente se comunicó con el área para que tome cartas en el asunto.

Algunos pescadores de la isla dijeron que la actitud patoteril de los marinos paraguayos sería en represalia por las denuncias públicas que realizan por franquear el acceso de pescadores comerciales de Ayolas a la zona de los vertederos de la central hidroeléctrica, donde se acumulan los peces que intentan migrar aguas arriba. / Clarin

Comentarios